Make your own free website on Tripod.com
« November 2005 »
S M T W T F S
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30
You are not logged in. Log in
Entries by Topic
All topics  «
no-che
Friday, 4 November 2005
El Divino Chavez
6 / El Mundo / Miercoles / Caracas , 04 de Agosto de 2004.
por Boris Munoz
La cuenta regresiva del referendo se ha iniciado y ante la anemia estructural del MVR, el oficialismo explota hasta el ultimo segundo su unico capital politico solido, el propio presidente Hugo Chavez. En esta hora historica, el culto a la personalidad es el mejor aliado del mercadeo politico.

Mas formas de culto a la personalidad

Miercoles, 28 de julio de 2004. En Caracas son las cuatro de la tarde y los alrededores de Chuao se encuentran mas congestionados que de costumbre. Inmune al corneteo, un grupo de fieles, combativos e inquebrantables acolitos del Presidente se ha colocado en medio de la calle para contemplar el edificio de la antigua sede de Pdvsa Chuao que se haya cubierto con una enorme -es decir descomunal, infinita- gigantografia del titanico lider maximo, vestido con traje de campana, con los brazos en alto y una borrosa multitud al fondo. El sentimiento de orgullo, la inmensidad de la emocion, se desbordan en una salva de aplausos que ofusca el coro: !Uhah, Chavez no se va!
Esas y otras muestras de afecto estaban mas que justificadas en ese dia. Despues de todo, Hugo Chavez arribaba a la cabalistica edad de 50 anos. Por la manana, el diario oficialista Vea habia puesto en la calle una edicion especial de 48 paginas de loas y panegiricos al Jefe del Estado. Por la noche, en una transmision en cadena de radio y television, el ubicuo Presidente aparecio -no tan casualmente- en Barinas, para desde su terruno exaltar la gesta personal que lo ha llevado al poder y con el a su familia que -por extension simbolica- somos tu, yo, nosotros el pueblo.

La cancion del elegido

Pero esta no es una nota sobre el aniversario presidencial, sino sobre el culto a la personalidad. Desde luego, el culto a la personalidad comenzo en La Biblia y tuvo un lecho fertil en el Egipto de los faraones y en la Roma de los emperadores y se manifesto con piramides, coliseos y otras extravagancias.
Sin embargo, lo importante es saber ?que es, como se manifiesta y funciona el culto a la personalidad en la historia venezolana, que engendros ha producido y, mas, si la personalidad idolatrada todavia puede significar significar una diferencia cuantitativa de cara al revocatorio?
En la historia venezolana, el culto a la personalidad es el recurso mas seguro para la consolidacion del heroe en la memoria colectiva.

El historiador Elias Pino Iturrieta, quien en El divino Bolivar estudio la deificacion del Padre de la Patria, asegura que ese es el origen de una tradicion muy arraigada en la cultura politica del venezolano. La procesion empieza con Bolivar, a quien se presento en su tiempo como un enviado de la providencia para suplantar al rey sacrosanto de Espana.
En un siglo XIX marcado por guerras civiles, no es extra?o que la adulacion fuera un mecanismo comun para asegurarse la simpatia y favores de los gendarmes necesarios que gobernaban el pais.

La adulacion del Libertador Presidente produjo escenas capaces de provocar rubor. En los tiempos de Guzman Blanco se batieron todas las marcas de adoracion personal, a traves de una letania de lisonjas y desverguenzas que puede llenar bibliotecas enteras.

Para Pino Iturrieta, por paradojico que pueda parecer, el ejemplo mas pat?tico de culto a la personalidad, lo ofrece el caso de Juan Vicente Gomez, un gobernante opaco, rapaz y cruel, a quien presentaron sus plumarios como un hombre fuerte y bueno, y a quien todavia anoramos con insistencia los venezolanos como padre benefactor. El ejemplo de Gomez, dice Pino,nos deja pesimamente parados como sociedad republicana.

De modo que la nocion del culto a la personalidad entrana la pregunta sobre su significado para la sociedad venezolana en su conjunto. De otro lado, la adulacion exagerada de una figura no es un fenomeno que se produce en el vacio, sino que obedece en un contexto historico preciso.

Una sociedad sin instituciones, partidos ni ideologia como la actual es pasto facil para el culto a la personalidad, apunta el sociologo Tulio Hernandez, pero enseguida acota: Cada sociedad elabora un sueno sobre el futuro que va marcando el futuro mismo.
Uno de los rasgos mas fuertes en Latinoamerica, donde se vive en el fatalismo es la necesidad de salir abruptamente del pasado.

Durante el siglo XX, en America Latina la salida repentina de ese pasado lleva el nombre de populismo y, casi sin excepcion, se ha apoyado en caudillos carismaticos como Juan Domingo Peron, Getulio Vargas, Carlos Andres Perez o Hugo Chavez.

Tulio Hernandez elabora una formula que daria cuenta de las posibilidades de que en una sociedad dada pueda surgir una personalidad carismatica capaz de generar un culto a su alrededor.

Mientras menos sean los logros institucionales de un pais mayores seran las oportunidades para que surja el populismo.
Un buen ejemplo de el acierto de esta formula es que en paises donde la institucionalidad se ha impuesto, como Chile, Costa Rica, Mexico y Colombia, el populismo nunca ha prosperado.

El caudillismo venezolano

Pero, ?que tan afin es el culto a la personalidad con la identidad politica y cultural del venezolano?
La relacion es evidente, dice Pino Iturrieta, si consideramos que la sociedad venezolana se ha caracterizado por su parasitismo.

Criaturas del petroleo a partir del siglo XX, es decir, clientes de una riqueza por cuyo disfrute no hace falta trabajar; pero tambien dependientes de los favores sucesivos de los gobiernos despues de la Independencia, los venezolanos nos hemos refocilado en la costumbre de echarnos en el regazo de un desfile de salvadores a quienes adulamos para que nos faciliten la vida. Solo en nuestros dias tienen eco las ideas sobre trabajo, esfuerzo individual y competitividad, pero quizas sin la fuerza suficiente para cambiar un enfeudamiento muy antiguo.

Aunque la adulacion sea un habito del ser nacional que los caudillos han potenciado, hay segun Hernandez condiciones sin las cuales no se produciria el endiosamiento del lider politico. A la crisis o carencia de instituciones, debe anadirse la aparicion un individuo que cree que los dioses lo han elegido para cumplir un alto papel en la patria, dice Hernandez. Pocas veces esos dos factores se han encontrado de manera mas clara que en el ano 1992, cuando irrumpe en escena el teniente coronel Chavez.

En efecto, incluso antes de su llegada a la Presidencia, Chavez ya era sujeto de devocion en los altares espiritistas de Sorte. Pero en esto no hay mayor misterio.
Su clave es uno de los rasgos siempre destacados en los estudios sobre el populismo y los caudillos carismaticos: la apropiacion de la tradicion popular. La forma de conexion popular que Chavez maneja opera a traves del choteo, la joda y el personalismo.

Eso permite que la conexion con el pueblo sea melodramatica y no abstracta. Lo triste para la democracia es que genera tal grado de excitacion que supera la autoridad y las reglas. Se trata de una seduccion tan intensa que incluso las mentes mas lucidas del chavismo creen que eso es necesario para que se cumpla su revolucion.
No toman en cuenta que una vez que el caudillo los ha encantado niegan sus aspiraciones democraticas y todo lo que le reclamaron a los opositores alguna vez, para volcar toda su energia en funcion del caudillo, dice Hernandez.

El hechizo roto

Ese idilio con la masa incluye a muchos intelectuales que sirven de caja de resonancia a los rituales del caudillo.
En el caso de Chavez, Pino Iturrieta cree que no se trata de un idilio pasajero. Para el, Chavez es un caso digno de estudio. El mismo mercadea y dirige su culto personal como ningun mandon lo hizo antes en nuestra historia. Se vende como el super, se exhibe como el grande, se ofrece como el redentor e inventa en cada aparicion una autobiografia ciclopea para meterse por propia decision en el panteon de los proceres y en el altar de una revolucion.

En ese sentido, Pino Iturrieta y Hernandez tienen opticas complementarias.
En una sociedad pop como la actual, una vez que descubres tu potencial carismatico, seas cantante como Madonna, profeta como Walter Mercado o princesa como Letizia Ortiz de Borbon, lo unico que resta es trabajar para aumentar el culto que ya has logrado. Sin embargo, antes que el star system, fueron los grandes dictadores los que comprendieron esto. En su regreso a Ezeiza, Peron encontro aquella famosa pancarta que decia:
Sea o no ladron, yo me quedo con Peron. En nuestro pais hay un paralelismo notable: Con hambre y sin empleo con Chavez me resteo, dice Hernandez.

Sin embargo, tal encantamiento no es invencible, sobre todo de cara a una carrera que desgasta cualquier carisma como el referendo.
La sociedad venezolana fue inteligente al votar por Chavez, porque sabia que era la unica forma de cambiar y eso era lo mas sano. Una sociedad que siempre ha tenido un caudillo en la cabeza iba a votar por un caudillo.

Pero Chavez es una anacronia en un mundo de liderazgos politicos cada vez mas institucionales y, por suerte, efimeros. Su esfuerzo por ser caudillo, padre benefactor y jefe supremo tiene un limite incluso dentro de sus propios seguidores.

Para Hernandez el auto-homenaje del cumpleanos, asi como la interrupcion de la presentacion de Silvio Rodriguez para recitar unos versos epicos, son senales de una sobreexposicion que puede afectar su dividendo electoral el proximo 15 de agosto.
El mismo mercadea y dirige su culto personal como ningun mandon lo hizo antes en nuestra historia.

El remedio para todas las carencias

Culto a la personalidad: Ciega inclinacion ante la autoridad de algun personaje, ponderacion excesiva de sus meritos reales, conversion del nombre de una personalidad historica en fetiche. La base teorica del culto a la personalidad radica en la concepcion idealista de la historia, segun la cual el curso de esta ultima no es determinado por la accion de las masas del pueblo, sino por los deseos y la voluntad de los grandes hombres -caudillos militares, heroes, ideologos destacados, etc. (Tomado del Diccionario Sovietico de Filosofia).

Por via del culto de la personalidad, los caudillos se anclan en la conciencia y el corazon de la masa. Remedio universal de las carencias, apalancadores del ascenso social, cornucopias de la magnanimdad, los caudillos quieren transformarse en seres indispensables para el destino de sus compatriotas.

En el siglo XX proliferaron los lideres carismaticos. Hitler, Stalin, Mussolini, Mao Tse Tung, Kim Il Sung, Saddam Hussein, entre otros grandes mandamases totalitarios, se hicieron levantar estatuas y ordenaron bautizar ciudades y avenidas con su nombre (recuerdese Stalingrado). Lograron que sus sociedades volcaran su adoracion, esperanzas y temores a la figura del todopoderoso lider.

Como bien lo escribio Luis Britto Garcia en su texto La mascara del poder.El caudillo es el que da. Convencido de que nada puede por si mismo, el proselito lo espera todo del caudillo: este ha de convertirse en Providencia publica y cornucopia de todo tipo de favores. El caudillo se presenta como el remedio universal de todas las carencias.

Posted by no-che at 4:15 PM MNT
Updated: Friday, 4 November 2005 4:46 PM MNT

View Latest Entries

ENLACES DE INTERES
Blog Blogger CONTINUACION